Rinoplastia - Cirugía Estética de la Nariz.

Que es la Rinoplastia

La rinoplastia o cirugía de nariz es el procedimiento quirúrgico que tiene como objetivo modificar la nariz, tanto por motivos estéticos como para corregir deformidades que no permiten respirar correctamente al paciente. Sirve también para corregir defectos de nacimiento o para reconstruir la nariz en caso de accidente. Consiste, fundamentalmente, en modificar las estructuras óseas y cartilaginosas nasales para conseguir una nueva forma que mejore la armonía facial. Cuando, además se corrige la desviación del tabique nasal para mejorar la función respiratoria se denomina rinoseptoplastia.  Dependiendo de la manera en la que el cirujano accede al interior de la nariz para realizar la operación, distinguiremos entre rinoplastia abierta o cerrada.

A pesar de que la rinoplastia abierta no comporta riesgos adicionales, sí que se trata de una intervención más compleja y, por lo tanto, acostumbra a utilizarse en los casos más difíciles. Al contrario de lo que podría parecer, el postoperatorio es similar en ambos casos.

Por lo tanto, elegir entre un tipo y otro dependerá de los estudios quirúrgicos previos a la operación y de los objetivos y necesidades del paciente.

Rinoplastia
Rinoplastia

Indicaciones

Es una intervención quirúrgica en la que se resuelven principalmente los problemas estéticos de la nariz tales como la giba ósea (el hueso que sobresale del dorso de la nariz a semejanza de una joroba), las desviaciones hacia la derecha o izquierda de la totalidad de la nariz y las malformaciones congénitas como las secuelas del labio y paladar hendido y otros factores genéticos y las adquiridas en la vida por traumatismos y enfermedades.

Cuando se busca una solución a la nariz obstruida por tensión excesiva o desviación del septum o tabique nasal exclusivamente, nos estamos refiriendo a la septoplastia. Existen otras estructuras dentro de la nariz, cornetes y válvulas nasales o la propia mucosa inflamada entre otras, cuyas alteraciones congénitas o adquiridas pueden contribuir o ser la causa de la obstrucción. A pesar de que éste último es un procedimiento diferente, ambas operaciones, rinoplastia y septoplastia pueden realizarse en el mismo acto operatorio en la mayoría de los casos. La cirugía que incluye ambos procedimientos se denomina septorrinoplastia o rinoplastia funcional.

Beneficios

La rinoplastia, o reparación de la nariz, presenta muchos beneficios estéticos y funcionales. Estos dos aspectos de la rinoplastia están muy relacionados entre ellos, por lo que a la hora de considerar cambios estéticos debemos tener en cuenta si esto provocará problemas respiratorios en el paciente.

Beneficios estéticos de la rinoplastia: mejorar tu aspecto

Desde la parte estética, los beneficios de la rinoplastia son muy variados: modificar el tamaño, el ancho y la forma de la nariz; corregir el perfil, eliminando jorobas o depresiones en el puente; cambiar la forma de la punta nasal; cambiar los ángulos de la nariz; modificar el tamaño y la posición de las fosas nasales… Se puede incluso suavizar los matices típicos de la nariz de cada etnia y corregir los deterioros típicos de la edad.

A pesar de las posibilidades que ofrece la rinoplastia a nivel estético, debemos tener presente que no se trata de imitar la nariz de otra persona, sino encontrar aquella nariz que mejor encaja con el resto de facciones, preservando la naturalidad y la harmonía.

Se corrigen aspectos de simetría de la cara. Se ha comprobado que los seres humanos reaccionan de forma positiva a la simetría, especialmente a la simetría facial. Aun cuando la nariz está levemente descentrada, esto puede marcar una pronunciada diferencia en el aspecto de una persona, desequilibrando completamente la simetría del rostro.

Beneficios funcionales de la Rinoplastia: resolver problemas respiratorios

Desde un punto de vista funcional, la rinoplastia puede ayudar también a solucionar ciertas dificultades respiratorias, permitiendo corregir aquellas deformidades que obstruyen el normal funcionamiento del sistema respiratorio.

La rinoplastia puede reparar también defectos de nacimiento y permite reconstruir la nariz en caso de lesión o accidente. Finalmente, la rinoplastia también puede solucionar problemas de ronquidos, siempre que estos sean producto de una estructura nasal incorrecta.

Rinoplastia
Rinoplastia

Los resultados



No se puede emitir un juicio sobre el resultado de una rinoplastia hasta que no hayan transcurrido varios meses, incluso un año. Este es el tiempo que precisan los tejidos para estabilizarse y las cicatrices para realizar su proceso de maduración. La intención de la rinoplastia es que la “nueva” nariz no llame la atención, y se integre plenamente en el contexto general de la cara produciendo un conjunto armónico y agradable, es decir, que no se detecte que ha sido intervenida. 

En alguna ocasión, ya sea por graves alteraciones anatómicas iniciales, por trastornos en la cicatrización de los tejidos, por traumatismos postoperatorios, etc., no se consigue la perfección del resultado (asimetrías, irregularidades en el contorno nasal, etc. )  por lo que puede ser necesario un retoque quirúrgico que en tal caso se realizará a partir de los seis meses.

Desarrollo de la intervención

Hacer una descripción paso a paso de una rinoplastia es casi imposible. La rinoplastia comprende una amplia variedad de tipos de cirugías de nariz y cada una de estas cirugías tiene sus propios procedimientos y técnicas. Además, estos procedimientos pueden variar mucho dependiendo de la dificultad de la operación y del propio paciente.

Aun así indicarte que la operación, que se realiza habitualmente bajo anestesia general o, en casos seleccionados, con anestesia local y sedación, comienza abordando la nariz a través de incisiones internas, de tal forma que no hay ninguna cicatriz externa visible. El cirujano corta y modela los huesos y cartílagos nasales para conseguir la forma deseada. En algunas ocasiones se realizan, además, unas incisiones en la base de los orificios nasales. Para ayudar a dar forma o sostén a la pirámide nasal es frecuente que se utilicen como injertos diferentes tejidos del propio paciente (cartílago, hueso) o, más raramente, materiales sintéticos

¿Qué hacer antes de la intervención?

En las consultas previas a la operación, además de darte toda la información que necesites, te ayudaremos a  decidir la mejor alternativa y a ganar la confianza necesaria para este tipo de intervención.

Dependiendo del tipo de intervención y de tu situación particular, los aspectos a tratar en estas primeras entrevistas puede variar mucho. Algunos de los más habituales son:

  • Por qué quieres hacer la rinoplastia, cuales son tus objetivos y tus expectativas.
  • Debes dejar bien claro que rasgos de tu nariz no te gustan y el motivo por el que no te gustan. De la misma forma, debes dejar también muy claro cómo te gustaría que fuera tu nariz.
  • Es muy importante que el cirujano sepa cuál es tu estado de salud y tu condición física. Sobre todo en lo que respecta a enfermedades, alergias, cirugías previas o lesiones de nariz; independientemente de si son recientes o si sucedieron hace años.
  • Es también importante que reconozcas abiertamente si consumes de forma habitual medicamentos, complementos dietéticos, alcohol, tabaco, drogas o sustancias de este tipo.

Una vez te hayas decidido a operarte y hayas acordado la fecha en la que se realizará la cirugía, deberás realizarte los estudios y análisis clínicos que nuestro personal indique. Estos análisis son muy importantes, ya que servirán para estar seguros de que no existe ningún tipo de problema y que puedes someterte a una anestesia y a una operación de este tipo. Un buen estudio preoperatorio y un buen diagnóstico son el mejor punto de partida para obtener un buen resultado final.

Junto con los estudios y análisis clínicos, el cirujano serealizarán una serie de fotografías de tu nariz que le servirán como guía durante la operación. Estas fotografías servirán además para comparar el estado de tu nariz antes de la operación con el resultado obtenido tras la rinoplastia.

En las consultas previas te explicaremos cómo debes prepararte para la operación y qué cuidados y precauciones debes tener en cuenta antes de la operación. Además, te informaremos que debes hacer y que cuidados debes seguir tras la operación, durante el postoperatorio.

A modo de mera guía, estos son algunos de los puntos más importantes que tienes que tener en cuenta:

Recomendaciones Pre-Intervención
– Ponte en contacto con nosotros  en caso de enfermedad, alergia o síntomas que afecten a nariz, garganta y boca – Debes evitar fumar al menos 15 días antes de la cirugía.
– Durante los 15 días previos a la cirugía, consulta con nuestros profesionales antes de tomar cualquier medicamento.
– No puedes consumir alcohol o hacer comidas muy pesadas el día antes de la cirugía.
– En caso de ingresar el mismo día de la operación, debes ayunar por un periodo mínimo de ocho horas antes de la operación.

¿Qué hacer después de la intervención?

Después de la intervención, que suele durar una hora aproximadamente, se coloca un taponamiento nasal que se suele retirar al día siguiente, excepto si se ha realizado una septoplastia en cuyo caso se deja dos o tres días. Los primeros días el paciente llevará un taponamiento y una férula nasal. Al tratarse de una intervención quirúrgica sencilla, la mayoría de los pacientes vuelven a su vida habitual a los pocos días de haberse practicado la rinoplastia.

No obstante, es normal que al principio la cara se encuentre un poco hinchada. Se trata de algo temporal que forma parte del proceso postoperatorio, nunca de algo permanente. Otros de los síntomas habituales después de la operación son la aparición de hematomas que pueden ir  acompañados de inflamación de la zona de los ojos. Por este motivo, siempre se recomienda guardar reposo durante el primer día y seguir en todo momento las recomendaciones indicadas nuestro personal.

La mayor parte de los pacientes podrán reincorporarse a su vida normal en unos 8-10 días.

De todas maneras aquí tienes una serie de recomendaciones para que el postoperatorio sea todo un éxito:

Recomendaciones Post-Intervención
– Sigue en todo momento las recomendaciones que te hayamos indicado en la consulta.
– Toma los medicamentos indicados para el dolor.
– No hagas deporte hasta que te lo indique nuestro personal.
– Habla y gesticula lo menos posible.
– Evita los alimentos calientes, las bebidas alcohólicas y el tabaco.
– No mojes las zonas alrededor de la nariz.
– Duerme boca arriba, nunca de lado o boca abajo.
– Evita tomar el sol durante los primeros meses.
– Siempre que sea posible, estornuda con la boca abierta y evita sonarte la nariz para mejorar la cicatrización.

Solicita Cita

Nombre (requerido)

Teléfono (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Servicio

Mensaje