Los cambios de peso por embarazo, pérdida de grasa por dietas y/o deporte o, simplemente, el paso del tiempo, pueden provocar que tus senos empiecen a experimentar la llamado ptosis mamaria: la piel, progresivamente ha perdido la elasticidad en sus fibras, siendo este un comportamiento natural del cuerpo, por lo que se considera, «simplemente», un problema de estética.

Y, aunque no tenga repercusiones para la salud, aquellas mujeres que lo padecen se sienten inseguras, lo que conlleva una pérdida de bienestar y, por ende, de autoestima. Afortunadamente, existe una técnica quirúrgica, la mastopexia, que te ayudará a recuperar/ potenciar la belleza de tus senos.

Dependiendo del grado de la ptosis mamaria, se puede aplicar una técnica u otra.

¿En qué consiste la mastopexia?

Intervención quirúrgica en la que se retira el exceso de piel sobrante del seno, para así elevarlo y recolocar la areola en su posición anatómicamente correcta (algunas pacientes requieren, además de una reducción); en el caso de que se haya producido una pérdida de volumen, se pueden rellenar con un implante y/o tejido adiposo de la propia paciente (¿sabías que la grasa es tu aliado? Léelo en este post)

  • Existen tres tipos de técnica, según la incisión:
    – Round block: para ptosis tipo I, es decir, caída leve, que utiliza la técnica periareolar —se elimina la piel alrededor de la aureola, recolocando a la misma.
    – Lejour o en vertical: la incisión se realiza desde la parte baja de la areola hasta el pliegue sub-mamario.
    – T invertida: cuando la caída es moderada o severa, se debe utilizar esta técnica; se elimina piel sobrante y glándula (si es necesario) alrededor de la areola y hacia arriba y en el polo inferior de la mama. Se recoloca la areola en una posición superior, corrigiendo la caída (la cicatriz se disimula en esta recolocación). Las cicatrices son una vertical y otra justo en el surco.
  • Y dependiendo de la necesidad y/o pérdida de volumen de la paciente:
    – Con o sin implantes
    – Con o sin lipofilling

Tras la intervención, el vendaje o los apósitos serán retirados en unos días, siendo sustituidos por un sujetador especial, que se llevará durante el tiempo determinado por la doctora. En las dos primeras semanas, se sentirá alguna molestia, como ardor en el pezón, pero disminuirán gradualmente. Las cicatrices, aunque se pretenden que sean lo mínimamente visibles, irán atenuándose con el tiempo hasta, en algunos casos, ser imperceptibles. Cabe señalar que los resultados son duraderos, pero requieren de cuidados como mantener el peso estable, nuevos embarazos, la edad, etc. La Dra. Rodríguez de Azero te informará de la mejor opción para tu caso y despejará todas tus dudas.

¡Pide tu cita y comienza el viaje a tu mejor versión!

☎️ 622.218.960 / 822.175.299
📩 info@azerolaclinic.com
📍 Rambla de S/C, 144
👩‍⚕️ VÍA Doctoralia, en cualquier momento > bit.ly/doctoralia_azero